Conoce los secretos de Altea en verano

Una de las cosas de las que más orgullosos estamos en Díferens es de pertenecer a un pueblo con tanto encanto como es Altea, sobre todo, cuando llegan los meses de verano. El blanco de sus calles en el casco antiguo, la magia de las terrazas siempre llenas, las playas de agua clara… y un sin fin de secretos que hoy queremos contarte en el blog de Díferens.

No es de extrañar que Altea haya sido elegida por siete asociaciones de personas mayores como destino de turismo, ocio y formación, así como tampoco lo es que infinidad de ciudadanos extranjeros la elijan como segunda residencia o como ciudad a la que transferirse, o que jóvenes y familias nos visiten para pasar unos días en los que relajarse, disfrutar y comer bien.

Situada en un entorno inmejorable, a los pies de la Serra de Bèrnia y en el mar Mediterráneo, Altea cuenta con más de 6 kilómetros de costa donde se alternan zonas de playa, íntimas calas o acantilados.

Altea es historia

Uno de los secretos de esta ciudad alicantina son sus orígenes, que se encuentran en Altea la Vella, una partida de Altea ubicada en la Serra de Bèrnia y a sólo 4 km del centro histórico. Un secreto que, por cierto, muchos desconocen.

Por otro lado, la historia de Altea se ubica el casco antiguo de la ciudad, la zona más concurrida por visitantes y turistas. El encanto de sus cuestas, sus calles estrechas y las casitas pintadas de blanco son escenario de innumerables visitas durante todo el año y, especialmente, cada verano.

La parte más alta la define la Plaza de la Iglesia, donde está la Iglesia de Nuestra Señora del Consuelo. Un edificio muy visitado por turistas por el secreto que alberga en su interior: dos grandes cúpulas azules que son, ni más ni menos, que el símbolo de Altea. Las llamadas “Cúpula del Mediterráneo”.

Altea es arte

Si paseas por las calles de Altea en verano, descubrirás fácilmente las “balconadas”, que convierten Altea en un museo al aire libre. Se trata de pinturas de artistas que éstos pintan y exponen en los balcones de las calles que acceden a la plaza del castillo. Merece la pena verlo.

Y no hay que olvidar la artesanía de Altea y a sus artesanos, con esos productos fabricados a mano por ellos mismos.

Altea es mar

Son más de 6 km de costa los que encontramos en Altea. Nosotros destacamos la Playa de Cap Blanc, que llega a unirse con la Playa del Albir, y el Cap Negret, que termina en una cala de piedra negra llamada Cala del Soyo que es alucinante.

Y como secreto, destacamos La Olla. ¿Sabías por qué se llama así esta playa? Porque, según dicen, cuando en Altea pueblo hace frío, en esta playa hay una zona donde el agua hierve. De ahí, su nombre.

Altea es nocturna

Las calles de Altea se llenan, en las noches de verano, de puestos de artesanía, música en directo y mucha, mucha vida. Noches en las que, sin duda, el lugar adquiere un toque especial.

Nada como dejarse llevar paseando calle abajo, hasta acabar en el mar. Uno de los secretos que descubrirás fácilmente es que, elijas el camino que elijas, siempre será un paseo lleno de rincones sorprendentemente encantadores.

Las terrazas de Altea son uno de los encantos más atractivos de la ciudad. Con los tuyos; sentarse a charlar, sonreír, disfrutar…

Altea es gastronomía

Quienes la conocemos bien lo decimos alto y claro: En Altea se come con los cinco sentidos. Dentro de su gastronomía mediterránea podríamos incluir una larga lista, que encabezan los arroces. Son típicos la “paella amb aladroc” (boquerones) o “l’arròs empedrat” (con habichuelas blancas y bacalao).

Altea es Díferens

Con todo lo dicho, no queda duda de que Altea es “Díferens”. Una ciudad especial y única, diferente, de la que disfrutar tanto de día como de noche. Donde hay arte, hay cultura, hay gastronomía, hay mar… ¿Qué más se puede pedir?

Nos gustaría que compartieseis con nosotros vuestros secretos para disfrutar de Altea en verano… ¿Es Díferens uno de ellos? ;)

¡Gracias por leernos! &… enjoy summer! :D

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *